El Juego del Calamar y su estrategia viral de marketing

El Juego del Calamar y su estrategia viral de marketing


 El Juego del Calamar se ha convertido en una de las series más virales del mundo. De la noche a la mañana, Netflix ha conseguido que todos hablemos de ella. Sorprendente, cuentan de que es una producción de hace unos años que sus creadores no lograban vender. Todo ello, gracias a una estrategia de comunicación y marketing digital. Entonces…

¿Cómo ha conseguido El Juego del Calamar hacerse viral? Las claves aquí:

1. Empatía

Los productores de El Juego del Calamar han desarrollado una serie en la que es relativamente sencillo empatizar. Ponerse en la piel de los protagonistas. Tanto es así que incluso los propios participantes de la producción empatizan entre ellos.

Sin duda, esta es una de las claves más importantes para enganchar al espectador y hacerle vivir una experiencia única.

2. Intriga y sorpresa

Muchas series y películas de televisión lo intentan, pero gran parte no lo logra. Crear una producción audiovisual donde prime la constante tensión es más complejo de lo que parece. No basta con muertes y sangre. 

La sucesión de sorpresas continuas generan una extraordinaria sensación de intriga en los espectadores. De hecho, muchos usuarios reconocen en redes sociales la facilidad con la que han consumido los capítulos de la serie. Engancha.

3. La Simbología de El Juego del Calamar

En el marketing digital y la comunicación, cada detalle es determinante. Y el color, por ejemplo, no es una excepción. El rojo destaca tanto como en La Casa de Papel. También sus coloridos elementos que nos trasladan, literalmente, al tablero de cualquier juego infantil. Precisamente esa sencillez de los juegos contrastan con la brutalidad de los asesinatos. Otra gran forma de participación e interacción de los usuarios: juegos sencillos que pueden reproducirse en redes sociales.

Por otro lado, la puesta en escena es tan hipnótica que nos envuelve y nos atrapa.

4. Crítica Social

La desigualdad, la codicia del dinero o la incesante competitividad. Estos son algunos de los aspectos sociales que se abarcan en la producción.

Una de las características más determinantes a la hora de valorar las series. La capacidad de reflexión popular en cuestiones tan cotidianas como reales. En definitiva, un espejo de la vida. Además, es una manera muy eficaz de fomentar el debate y la participación en redes sociales.

Conclusión

Sin duda, El Juego del Calamar es un claro ejemplo de cómo la comunicación y el marketing digital están al servicio de las producciones audiovisuales. Y de todo.